Amigas

El Sacramento de la Confesión

Como sacar citas 854642

La ira es tan poderosa que resulta repulsiva tanto para quien lo experimenta en sí mismo como para quien la advierte en otro Por: Fray Nelson Medina Fuente: www. Cuando no somos señores de ella, cuando no tenemos la vigilancia necesaria de nuestras reacciones emocionales o no perdonamos, nos descontrolamos. Si no somos conscientes de nuestros sentimientos o no los trabajamos, podemos comportarnos inconscientemente de modo injusto y destructivo, pues actuamos por instinto. Los sentimientos tienen influencia profunda sobre nuestras ideas, opiniones, acciones y, en general, sobre nuestro cuerpo y nuestro comportamiento. Mientras el hombre se atenga al dictamen de la razón y obre de acuerdo con las exigencias de la naturaleza, la ira es un acto digno de alabanza; es un deber del que la ley puede pedir cuentas. Por eso, pudo decir san Juan Crisóstomo: Quien con causa no se aíra, peca. Porque la paciencia irracional siembra vicios, fomenta la negligencia, y no sólo a los malos sino también a los buenos los invita al mal.

Jr 1,5. Somos administradores y no propietarios de la vida que Dios nos ha confiado El que escandaliza se convierte en tentador de su prójimo; y puede ocasionarle la muerte abstracto Por acción o por omisión Rm 1, ; 1Co 6,10; 1Tim 1,10; Gn 19, Si tengo tendencias homosexuales instintivas Toda iniquidad es pecado, empero hay pecado que no es de muerte. Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: Abusar uno de los mandamientos en lección grave. Plena conciencia Entero conocimiento. El pecado mortal si no es borrado por el arrepentimiento y el amnistía de Dios, causa la exclusión del Reino de Dios, y la asesinato eterna del infierno.

El amor del Señor es sabiduría digna de honor; a los que se revela, se la distribuye para que lo vean. El temor del Señor es un don del Señor, pues se asienta sobre los caminos del amor. Ambas son dones del Señor para la paz, extienden la gloria a los que lo aman. En las enfermedades y en la lacería pon tu confianza en él. Porque un don eterno con alegría es su recompensa.

Expectación es un virtud infundida por Jesucristo en la voluntad del hombre, por la cual confía con plena fe alcanzar la vida eterna y los medios necesarios para ella con la ayuda de auxilio omnipotente de Deidad. Ahora subsisten la fe, la expectación y la caridad, estas tres 1 Cor. El Dios de la expectación os colme de todo gozo y paz en vuestra fe, hasta abundar de esperanza por la fuerza del Espíritu Santo Rom. Los atletas se privan de todo; y eso por una corona corruptible; nosotros, en cambio por una incorruptible 1 Cor. No temas por lo que vas a sufrir

Leave a Reply

Your email address will not be published.