Amigas

5 razones por las cuales los heteros nos vuelven locos

Tu fantasía 802837

A Emilio López Bastos, psicólogo y especialista en sexología, lo conocí hace unos años durante unas jornadas educativas en Santiago de Compostela. Desde entonces, no hemos desconectado. Rotundamente no. De la misma manera que por el hecho de que un vegetariano se coma un día una chuleta no deja de serlo. Las razones de esta confusión se encuentran en las raíces de nuestra cultura patriarcal heterosexual militante.

Fajo clic para expandir He leido muchos post y relatos y aunque no soy gay pues siempre he embotellado en probarlo, una experiencia mas. El primer paso fue bajarme una aplicacion de gays y empezar a morbosear con chicos, sin quedar ni carencia, pero para ver si me seguia dando morbo al hacerlo mas experimental. Cambio de fotos y videos y el morbo no desaparece. Pero claro, el dia que me pilla bastante cachondo siempre me quedo con ganas de ir un paso mas y hacerlo real, dejar que me mamen o mamar Sali de trabajar y camino a casa puse la aplicacion con tan mala suerte que varios chicos me escribieron y uno con el que nunca habia hablado se intereso por mi fantasia.

Parece ser que «bisexual» era un término con el que los hombres heterosexuales no se sentían a gusto a la hora de definir sus paseos por la otra acera. Es como afirmar que por tomar sushi de vez en cuando no se considera que te guste el pescado, o al menos es lo que vienen a decir las palabras «heteroflexible», «heterocurioso» o «bromance» que se dedican a dar vueltas sobre especificaciones nimias de si a los practicantes les gusta o no la penetración o si no besan pero sí que la chupan. Una serie de jaleos innecesarios para categorizar algo tan sencillo como es que te puedas sentir atraído de una manera o de otra tanto por hombres como por mujeres independientemente de los porcentajes o literatura pequeñas que quieran añadirle al respecto. Que surjan palabras para explicar conceptos que no existen como es el caso de hater, una palabra que tarde o temprano tenía que llegar a nuestro vocablo, lo entiendo, empero creo que no es el albur de la heteroflexibilidad. El estigma de que caigan los célebres «maricón», «bujarra», «reinona» o cualquier otro apelativo despectivo es demasiado grande. Pero tranquilos, es muy español cambiarle el nombre a las cosas. Solo que por abundante que se llame «agresión sexual» sigue siendo una violación y por abundante que te definas como «heterocurioso» sigues siendo bisexual. Duquesa Doslabios.

Tu fantasía 783180

Me gusta alucinar. Salir a disfrutar de los hermosos detalles de la vida, disfruto de la musica, el autorización, de una buena encuentro, no soy complicada y de intelecto abierta. Soy un macho. De Tungurahua, EE UU. Soy sincera. No me gustan las mentiras tampoco engaños.

Leave a Reply

Your email address will not be published.