Independientes

La historia del inseminador profesional que tiene más de 80 hijos lo conocen como “sperminator”

Encontrar donante 261185

Unas cuantas paradas, unos minutos caminando y casi estoy en la clínica de donación de semen. Dinerito contante y sonante. Una paja, un billete. Así es como lo veo yo. Durante el trayecto, los manoseo hasta que se me pega su olor a metal. El viaje en cercanías forma parte del ritual de los lunes.

Esa es la fama que tiene Jan Karbaat, durante décadas director de una clínica de fecundación asistida y el hombre que inseminó a medio nacionalidad con sus propios gametos. Estaba ancho de conocerse. Se consideraba inteligente y listo, y por eso, por el bien de la humanidad, decidió a finales de los años 80 que iba a abrir su propia ambulatorio de inseminación artificial, con él como principal proveedor de la materia prima. Tres décadas después, Joey Hoofdman empezó a hacer preguntas incómodas en su casa porque le extrañaba que físicamente fuese totalmente diferente a su Yahvé de toda la vida. El pasado 23 de marzo, su madre decidió decirle la verdad: cuando era joven, acudió a una clínica de generación asistida en Barendrecht Holanda porque no había podido quedarse embarazada de faceta natural. Su padre biológico es un donante de esperma, supuestamente anónimo.

En dictamen. De Acuarela, abundar en aspectos como levante puede devenir en una aborto innecesaria. Es importante exagerar. Que, hagamos lo que hagamos y cómo lo hagamos, la señal es que nos haga arrepentirse perfectamente y nos provoque placer intrínseco. La consecución.

Leave a Reply

Your email address will not be published.